jueves, 28 de junio de 2018

Cómo transformar una camarera en una estantería para plantas

Hace un par de meses, unos amigos que se mudaban me regalaron esta bonita camarera, sin embargo yo no tenía espacio para ella en la cocina. Aunque en la foto no se aprecia bien es una camarera muy grande.

En ese momento yo tenía la necesidad de adquirir un nuevo mueble para mis plantas, así que de ahí surgió esta transformación. De una camarera a un mueble para las plantas.

Los pasos fueron sencillos. Demonté el mueble por completo. Pinté los tableros con pintura acrílica blanca satinada y la estructura metálica principal de color bronce (a toquecitos).

Después, me deshice de las partes del mueble que no me interesaban: cesta, asidero, portabotellas y ruedas, y le añadí unas conteras, que son esas piezas que se ponen al final de las patas ya sea embutidas o sobrepuestas para que el metal no roce directamente con el suelo.

El resultado fue el que véis en la fotografía. Actualmente soporta muchas más plantas. Como veréis la estética del mueble va fenomenal con los otros muebles que he reformado.





No hay comentarios: