jueves, 14 de junio de 2018

Transformación de muebles

Recientemente he arreglado varios muebles antiguos para darles una imagen mucho más actual.

Aquí te cuento lo que he hecho con uno de ellos.




Mueble Aparador

Objetivo:  Actualizar el mueble dándole un aire mediterráneo pero algo rompedor, lo cual conseguí no solo con las líneas del mueble que recuerdan un estilo más nórdico sino además con los tiradores con arabescos y el color de las patas, muy rococó. Resultado: un estilo ecléctico que casa muy bien en cualquier estancia.

Descripción: Se trata de un mueble de los años 60-70 con una madera muy oscura de acabado laminado. Tenía una puerta y tres cajones.

Proceso: Decidí prescindir de la puerta y pintar todo el mueble de blanco, excepto el hueco que dejaba el interior de la puerta y las patas.

Para pintarlo utilicé pintura a la tiza en color "blanco algodón" de la marca Xylazel. Es un blanco muy puro que cuando seca no queda mate y tarda poquísimo en secar.

Como ya sabréis, la pintura a la tiza funciona como tapaporos de modo que la madera no exige demasiada preparación. Si se trata de un mueble como este, con acabado laminado, basta con limpiarlo antes de empezar con un paño humedecido en alcohol de 90º (el que solemos tener en casa).
Después, aplicando la pintura con cuidado y siempre en el mismo sentido, el acabado será estupendo.

Cuando esté terminado puede barnizarse o aplicarse cera incolora especial para pintura a la tiza. Yo hice lo segundo.

En el caso del hueco, después de darle una capa de pintura blanca a la tiza (para tapar el poro de la madera, pues esta parte no estaba laminada), utilicé una pintura satinada al agua de color cyan de la marca La Pajarita. Es una pintura que se aplica muy bien, es muy cubriente y seca muy rápido. Solo necesité unos 60 ml.

Una vez seco el "hueco azul", pasé a protegerlo con un barniz de madera interior incoloro y satinado, de la marca Luxens. Es un barniz que he utilizado mucho y me encanta porque tiene un acabado precioso, seca muy rápido y casi no da olor.

Para pintar las patas utilicé una pintura acrílica preciosa de la marca Vallejo, en color bronce. También secó bastante rápido.

Para completar la transformación compré unos tiradores de color bronce con motivos arabescos en Leroy Merlin.

Este ha sido el resultado.







No hay comentarios: