viernes, 3 de agosto de 2018

Árbol de madera para la pared. Fácil de hacer y con muchísimas posibilidades


Hace años vi este árbol de madera para decorar la pared y me enamoré de él. Dediqué muchísimo tiempo a buscar la tienda donde podría adquirirlo y después de una larguísima búsqueda conseguí dar con ella. Para mi pesar, la tienda ya no vendía el árbol. Se había quedado sin stock hacía ya más de un año.

Foto extraída de Bohochicstyle

El hecho de que ya no hubiera más unidades de este árbol no me sorprendió. Su existencia había sido publicada en varias revistas de decoración pero además, a nadie se le escapaba que es una idea decorativa con muchísimas posibilidades. La obvia sería convertirlo en un árbol de Navidad, pero pasadas estas fechas también podría adornarse en celebraciones y eventos familiares o convertirlo en un marco de fotos gigante.

Foto extradía de Gifts Detective

No quise desistir en conseguir mi propio árbol así que no tardé mucho en decidir hacerme uno yo misma. No fue difícil. Unos pocos listones de madera de distintos anchos, algunos clavos, cola de carpintero, pequeños ganchitos, barniz incoloro y... ¡listo! Una vez terminado fue directo a la pared.

Mi árbol en proceso

Al principio lo utilicé para poner fotos y por supuesto no pasaba desapercibido, especialmente cuando llegó la Navidad y lo decoré así:

Mi árbol decorado con motivos navideños

Tiempo después me mudé de casa y en el cambio el árbol perdió unas ramas. Recientemente lo he restaurado y le he dado un nuevo uso. Ahora voy a ir colgando en él tarjetas de viajes, con imágenes o mensajes que me gusten. Probablemente también contendrá fotos de mis seres más queridos. En definitiva, pronto volverá a tener una nueva vida.

Mi árbol recuperado después de un tiempo abandonado

Mi árbol actualmente con nueva vida



jueves, 2 de agosto de 2018

Detalles decorativos en barro


Me encantan la cerámica y el barro. Me parecen materiales que aportan calor a un hogar, y si es bonito hacerse con piezas realmente artesanales, todavía es más bonito fabricarlas una misma. 

Abajo os dejo unas muestras de algunas piezas que realicé hace unos meses en un curso en El Alfar de Lavapiés, en Madrid. En poco tiempo aprendí mucho, gracias a Adrián.



 



jueves, 28 de junio de 2018

Cómo transformar una camarera en una estantería para plantas

Hace un par de meses, unos amigos que se mudaban me regalaron esta bonita camarera, sin embargo yo no tenía espacio para ella en la cocina. Aunque en la foto no se aprecia bien es una camarera muy grande.

En ese momento yo tenía la necesidad de adquirir un nuevo mueble para mis plantas, así que de ahí surgió esta transformación. De una camarera a un mueble para las plantas.

Los pasos fueron sencillos. Demonté el mueble por completo. Pinté los tableros con pintura acrílica blanca satinada y la estructura metálica principal de color bronce (a toquecitos).

Después, me deshice de las partes del mueble que no me interesaban: cesta, asidero, portabotellas y ruedas, y le añadí unas conteras, que son esas piezas que se ponen al final de las patas ya sea embutidas o sobrepuestas para que el metal no roce directamente con el suelo.

El resultado fue el que véis en la fotografía. Actualmente soporta muchas más plantas. Como veréis la estética del mueble va fenomenal con los otros muebles que he reformado.